Corriendo por el parque

3.10.16


Hola, hola, ¿qué tal habéis pasado el fin de semana?, yo empiezo la semana con las pilas cargadas, este finde lo hemos aprovechado al máximo, y hemos tenido tiempo para todo. Tiempo en familia, amigas, hasta hemos sacado hueco para hacer deporte, sí, pensaba que no pasaría nunca otra vez. Lo cual me demuestra una vez más que es todo cuestión de organización, ¿verdad?
Hoy vengo con una reflexión infantil. Ya os contaba en posts pasados aquí y aquí, que habíamos optado porque Ana se quede en casa conmigo hasta que entre en el cole el curso que viene. Aunque, al no tener ayuda y estar solos la cosa no es fácil, si es verdad que hemos decidido que ya que existe la posibilidad de que pase los tres primero años conmigo, es lo mejor para ella.

La otra mañana, mientras disfrutábamos de nuestro ratito de parque, de repente vi como un señor mayor nos observaba, y es que ahí estaba yo, haciendo carreras con mi hija para ver quien se tiraba antes por tobogán, :-))). Fue entonces cuando pensé, que tal vez se creería que estaría como una cabra, pero por otro lado lo vi sonreír y es que tal vez le hacía gracia que jugáramos las dos juntas ¿no?


Soy de la opinión de que los niños necesitan dosis de atención y cariño en grado máximo. Los juguetes y algunos ratitos de tele son necesarios para todos, ya me entendéis. Cuando necesito hacer cosas en casa y no me da la vida, pienso, benditos dibujos, y no me siento mala madre por eso, compaginar tareas de casa, trabajo y una niña de casi dos años es complicado, así que sí benditos dibujos :-)))


El otro día en una conversación de mamis, había quien decía que no era de sentarse a jugar, que hacían otras cosas juntos, y ojo, es totalmente respetable. Pero, yo soy de las que se tira al suelo,  por un tobogán, se pasa horas coloreando o monta castillos con los bloques de colores. 


A medida que Ana crece, intento hacer de las tareas del hogar un juego, poner la lavadora o batir los huevos es una fiesta, me cuesta el doble, no voy a engañar a nadie, pero gano en sonrisas, y cuando veo su cara de satisfacción cuando la lavadora empieza a girar y ha sido gracias a ella, se me cae la baba, para que vamos a engañarnos.
Aunque hay días que el cansancio me supera y tirarme por un tobogán no es lo que más me seduce, pienso que todos estos ratos que paso con mi pequeña valen millones y al final estos pequeñines sólo quieren marcha, su único trabajo en estos años de vida es jugar jugar y jugar y nuestra labor como padres es jugar con ellos para que disfruten aún más.


Me gusta mucho que Ana se entretenga sola, pero es cierto que me lo paso pipa jugando con ella.
Así que de momento, seguiremos corriendo por el parque. Al final, el mejor regalo que les puedes dar es tiempo de calidad.
Las fotos de hoy son de nuestro rato del parque del viernes por la mañana, se nos nota la cara de fin de inicio de finde ¿verdad?


¿También sois de las que corréis por el parque?

Un beso muy fuerte y feliz comienzo de semana :-)))

Ana






No hay comentarios

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...