Fin de semana en la montaña

1.12.16


Hace un par de fines de semana nos escapamos a la montaña con amigos. La verdad es que fue un fin de semana muy bueno. Muchas risas, desconexión absoluta del mundo 4G y en el que pudimos disfrutar de la naturaleza y noches estrelladas.
No fuimos a ningún palacio, eran unas cabañas de madera no muy grandes pero que tenían más que suficiente lo que necesitábamos. Y despertarse y ver los árboles y oler a monte no tuvo precio.


Ana se lo pasó bomba, disfrutó muchísimo y viendo las fotos me doy cuenta de lo poco que necesitamos para ser felices.
Me alucina, como la sociedad hace que tengamos la necesidad de un montón de cosas que nos van a proporcionar la felicidad, aunque en realidad no sea así, y lo peor de todo, es que eso es lo que sin darnos cuenta le transmitimos a los pequeños.


Os aseguro, que no hay una niña más feliz que Ana cuando está en contacto con la naturaleza, ya sea en la montaña o en la playa. Las piñas, hojas, palos, arena, son más que suficientes para estar entretenida y disfrutar del juego más divertido. Por eso mismo, me da rabia, cuando muchas veces compramos cosas sin sentido, y les creamos ya desde tan pequeños necesidades materiales.


Ojo, no es que piense que los niños no necesitan juguetes, que también les hacen falta, pero ni de lejos, las cantidades industriales que tienen muchas veces. Ana tiene la fortuna de heredar juguetes nuevos de sus primos, y a veces a Fer y a mi nos da gusto comprarle alguna cosa, pero me doy cuenta que no es necesario. Se nota que estoy en reflexión prenavideña ¿verdad?. Haciendo lista de los posibles juguetes para Ana, me he dado cuenta que tiene de sobra y contra sobra. Que en el fondo no necesita nada más. Pero claro, no la vamos a dejar sin regalos, eso no cabe en mi cabeza. Yo soy la primera que es feliz el día de reyes viendo los regalos nada más despertar. Ni mucho menos voy a privar de eso a mi hija. Pero sí, estamos muy sensatos, tanto para los más pequeños como para los más mayores.


El caso es que cada vez que la veo en la playa o montaña y lo mucho que disfruta con la naturaleza, me hace pensar en la cantidad de cosas que tenemos innecesarias. ¿También os pasa?
Pues sí, así es, amigas mías, los peques son felices con cosas muy sencillas, así que muchas veces nos complicamos demasiado. 
Al margen de mi reflexión consumista de hoy, las fotos hablan por si solas, lo pasamos realmente bien, y tuvimos un tiempo muy bueno, frío pero tampoco nada excesivo. 
Todo lo que lleva Ana a excepción de las zapatillas es de Zara kids. Ropa muy cómoda para el plan al que íbamos. 





Un beso muy fuerte y feliz jueves :-)))
Ana






No hay comentarios

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...