No me da la vida

21.4.17



Hola, hola, ¿cómo estáis?, yo estoy viva, os prometo que no era mi intención desaparecer así sin más tanto tiempo. 
El pasado 20 de Febrero empecé un nuevo proyecto, y desde entonces toda mi vida gira entorno a él. Poco a poco empiezo a ver la luz y a tener algo de horas, pero están siendo unos meses muy intensos y en los que la frase: "No me da la vida", encabeza todas mis oraciones jajajaja!!!, eso os suena ¿verdad?



Cómo os contaba más arriba, el 20 de Febrero empezaba un nuevo proyecto y desde entonces todo gira entorno a él. Es un proyecto en el que he puesto mucha ilusión, pero como todos los cambios, éste también requiere de una adaptación. Y no es sólo adaptación a nivel laboral, sino también todos los cambios colaterales que ha traído a mi vida personal y familiar.
Los comienzos y los cambios aunque sean para bien, siempre son duros, y tienen su tiempo de adaptación. He pasado de gestionar 100% mi tiempo, a tener un horario estipulado, y estoy aprendiendo a compaginarlo con mi familia. He palmado muchas horas de estar con mi pequeña y Fer, y aunque poco a poco cada vez todo empieza a tener un orden, estos dos meses atrás han sido de locura. ¿Esa sensación de no dar para más y de ver que aunque vas a mil no llegas a nada y se te quedan un millón de cosas por hacer?, pues ésa ha sido mi máxima en las últimas semanas. La sensación de no llegar a nada y de ver mi vida patas arriba me ha llegado a desesperar en más de una ocasión.


Menos mal, que cada vez la cosa va a mejor, han sido muchos cambios en muy poco tiempo. Y se que aún queda mucho por hacer hasta que controle al 100% el proyecto, pero empezar a ver al final del túnel un halo de luz,  es gratificante. 
De todas estas semanas he aprendido muchas cosas, entre ellas, a dejar a un lado mi casa, con esto me refiero, al orden de mi casa. Yo que vivía obsesionada con la limpieza y el orden, me he dado cuenta, que puede esperar. Aunque no os negaré que a veces me tiro de los pelos cuando veo el comedor o la montaña de ropa de plancha jajajja!!!, pero la mayoría de los días estoy tan cansada que me da igual. Algo que jamás hubiera pensado que podría suceder.


Ahora una de mis prioridades es poder descansar y cuando digo descansar digo a descansar de verdad, a poder olvidarme de todas las preocupaciones que rondan mi cabeza y a desconectar de verdad. Si además consiguiera un orden parecido a este tanto en mi hogar como en mi interior sería la leche, ¿me entendéis verdad?


Tengo que sacar un rato y ordenarme la ropa, aunque hoy tenemos frío, ya no apetece la lana y las prendas de invierno. A ver si consigo tener un hueco y ordenar armarios y cajones. 
Como siempre, la mejor forma de aprender es metiendo la pata, otra de las cosas que he aprendido estas semanas. El método "prueba-error", es bueno para darte cuenta de qué funciona y de qué no. Éste método también lo estoy utilizando para mi vida personal. Estoy en pleno proceso de reorganización del tiempo, y pruebo cosas a ver de qué manera el tiempo me cunde más y puedo rascar algo de tiempo para mí. 


Necesito tener algo de vida propia, hacer algo para mí, algo que me resulte divertido. Dejo a un lado el tema "alimentación", porque llevo dos meses comiendo fatal, por falta de orden y tiempo en mi vida. Lo peor de todo, es que mi cuerpo lo está acusando cada vez más, tengo las defensas por el suelo, y engancho las inflamaciones de garganta que da gusto. A esto ya le estoy poniendo remedio.
Pero, necesito ver qué rato me dedico, me quiero apuntar a pilates, y volver a sacar tiempo para escribir. Nadie sabe, lo mucho que he echado de menos el blog todo este tiempo.
Pero, se que lo conseguiré, es cuestión de más orden y de seguir aprendiendo a vivir con mi nuevo ritmo de vida.


Otra de las cosas por las que mataría ahora mismo, sería por poder sentarme en la playa a tomarme un café fresquito y no pensar en nada. Lo de no pensar en nada, es algo necesario, mi cabeza no para de dar vueltas a todas mis preocupaciones profesionales.
Aunque he de confesar, que aunque vaya a mil, mi vida sea un poco caos, estoy feliz de trabajar fuera de casa y de tener preocupaciones laborales. Bienvenido estrés laboral. Adoro a mi hija, y soy feliz por haberle dedicado dos años y unos meses en exclusiva para ella. Pero el hecho de sentir que soy algo más que mami, me hace inmensamente feliz.
Bueno, pues ya sabéis un poquito más de mi vida, sentía que os debía una explicación para los que estáis al otro lado de la pantalla.
Espero a partir de ahora, volver al blog, volver a hablar de lifestyle y moda y de todas esas que contaba en este pequeño rincón. 
Gracias por seguir ahí. Os mando un beso enorme y espero que tengáis un feliz fin de semana :-))
Ana

Fotos vía Pinterest







No hay comentarios

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...